"¬ŅSe√Īor, a qui√©n iremos?. T√ļ tienes palabras de vida eterna." Jn 6, 68



!SUSCRIBIRSE!

Registra su correo (sin cargo)


Confirme su correo

















 
martes 12 Julio 2016
Martes de la decimoquinta semana del tiempo ordinario



Libro de Isaías 7,1-9.
En tiempos de Ajaz, hijo de Jotám, hijo de Ozías, rey de Judá, Resín, rey de Arám, y Pécaj, hijo de Remalías, rey de Israel, subieron contra Jerusalén para atacarla, pero no la pudieron expugnar.
Cuando se informó a la casa de David: "Arám está acampado en Efraím", se estremeció su corazón y el corazón de su pueblo, como se estremecen por el viento los árboles del bosque.
El Se√Īor dijo a Isa√≠as: "Ve al encuentro de Ajaz, t√ļ y tu hijo Sear Iasub, al extremo del canal del estanque superior, sobre la senda del campo del Tintorero.
T√ļ le dir√°s: Mant√©nte alerta y no pierdas la calma; no temas, y que tu coraz√≥n no se intimide ante esos dos cabos de tizones humeantes, ante el furor de Res√≠n de Ar√°m y del hijo de Remal√≠as.
Porque Arám, Efraím y el hijo de Remalías se han confabulado contra ti, diciendo:
"Subamos contra Judá, hagamos cundir el pánico, sometámosla y pongamos allí como rey al hijo de Tabel".
Pero as√≠ habla el Se√Īor: Eso no se realizar√°, eso no suceder√°.
a Porque la cabeza de Ar√°m es Damasco, y la cabeza de Damasco Res√≠n; la cabeza de Efra√≠m es Samar√≠a, y la cabeza de Samar√≠a, el hijo de Remal√≠as. Dentro de sesenta y cinco a√Īos, Efra√≠m ser√° destrozado, y no ser√° m√°s un pueblo-.
b Si ustedes no creen, no subsistir√°n".


Salmo 48(47),2-3a.3b-4.5-6.7-8.
El Se√Īor es grande y digno de alabanza,
en la Ciudad de nuestro Dios.
Su santa Monta√Īa, la altura m√°s hermosa,
es la alegría de toda la tierra.

el Se√Īor se manifest√≥ como un baluarte
en medio de sus palacios.
Porque los reyes se aliaron
y avanzaron unidos contra ella;

pero apenas la vieron quedaron pasmados
y huyeron despavoridos.
Allí se apoderó de ellos el terror
y dolores como los del parto,

como cuando el viento del desierto
destroza las naves de Tarsis.


Evangelio seg√ļn San Mateo 11,20-24.
Jes√ļs comenz√≥ a recriminar a aquellas ciudades donde hab√≠a realizado m√°s milagros, porque no se hab√≠an convertido.
"¡Ay de ti, Corozaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si los milagros realizados entre ustedes se hubieran hecho en Tiro y en Sidón, hace tiempo que se habrían convertido, poniéndose cilicio y cubriéndose con ceniza.
Yo les aseguro que, en el día del Juicio, Tiro y Sidón serán tratadas menos rigurosamente que ustedes.
Y t√ļ, Cafarna√ļn, ¬Ņacaso crees que ser√°s elevada hasta el cielo? No, ser√°s precipitada hasta el infierno. Porque si los milagros realizados en ti se hubieran hecho en Sodoma, esa ciudad a√ļn existir√≠a.
Yo les aseguro que, en el d√≠a del Juicio, la tierra de Sodoma ser√° tratada menos rigurosamente que t√ļ".






 
©Evangelizo.org 2001-2017