"¬ŅSe√Īor, a qui√©n iremos?. T√ļ tienes palabras de vida eterna." Jn 6, 68



!SUSCRIBIRSE!

Registra su correo (sin cargo)


Confirme su correo

















 
martes 28 Noviembre 2017
Martes de la trigésima cuarta semana del tiempo ordinario



Libro de Daniel 2,31-45.
T√ļ, rey, estabas mirando, y viste una gran estatua. Esa estatua, enorme y de un brillo extraordinario, se alzaba delante de ti, y su aspecto era impresionante.
Su cabeza era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus caderas, de bronce;
sus piernas, de hierro, y sus pies, parte de hierro y parte de arcilla.
T√ļ estabas mirando, y de pronto se desprendi√≥ una piedra, sin que interviniera ninguna mano: ella golpe√≥ la estatua sobre sus pies de hierro y de arcilla, y los pulveriz√≥.
Entonces fueron pulverizados al mismo tiempo el hierro, la arcilla, el bronce, la plata y el oro; fueron como la paja en la era durante el verano: el viento se los llev√≥ y no qued√≥ ning√ļn rastro. En cuanto a la piedra que hab√≠a golpeado la estatua, se convirti√≥ en una gran monta√Īa, y llen√≥ toda la tierra.
Este fue el sue√Īo; ahora diremos su interpretaci√≥n en presencia del rey.
T√ļ, rey, eres el rey de reyes, a quien el Dios del cielo ha conferido la realeza, el poder, la fuerza y la gloria;
√©l ha puesto en tus manos a los hombres, los animales del campo y las aves del cielo, cualquiera sea el lugar donde habitan, y te ha hecho dominar sobre todos ellos: por eso la cabeza de oro eres t√ļ.
Después de ti surgirá otro reino inferior a ti, y luego aparecerá un tercer reino, que será de bronce y dominará sobre toda la tierra.
Y un cuarto reino será duro como el hierro: así como el hierro tritura y pulveriza todo - como el hierro que destroza - él los triturará y destrozará a todos ellos.
También has visto los pies y los dedos, en parte de arcilla de alfarero y en parte de hierro, porque ese será un reino dividido: habrá en él algo de la solidez de hierro, conforme a lo que has visto del hierro mezclado con la masa de arcilla;
pero como los dedos de los pies son en parte de hierro y en parte de arcilla, una parte del reino ser√° fuerte, y una parte fr√°gil.
T√ļ has visto el hierro mezclado con la masa de arcilla, porque ellos se mezclar√°n entre s√≠ por lazos matrimoniales, pero no llegar√°n a adherirse mutuamente, como el hierro no se mezcla con la arcilla.
Y en los días de estos reyes, el Dios del cielo suscitará un reino que nunca será destruido y cuya realeza no pasará a otro pueblo: él pulverizará y aniquilará a todos esos reinos, y él mismo subsistirá para siempre,
porque t√ļ has visto, que una piedra se desprend√≠a de la monta√Īa, sin la intervenci√≥n de ninguna mano, y ella pulveriz√≥ el hierro, el bronce, la arcilla, la plata y el oro. El Dios grande hace conocer al rey lo que va a suceder en adelante. El sue√Īo es cierto y su interpretaci√≥n digna de fe".


Libro de Daniel 3,57.58.59.60.61.
Todas las obras del Se√Īor, bendigan al Se√Īor,
¡alábenlo y glorifíquenlo eternamente!
√Āngeles del Se√Īor, bendigan al Se√Īor,
¡alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Cielos, bendigan al Se√Īor,
¡alábenlo y glorifíquenlo eternamente!
Todas las aguas que est√°n sobre los cielos, bendigan al Se√Īor,
¡alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Todos los ej√©rcitos celestiales, bendigan al Se√Īor,
¡alábenlo y glorifíquenlo eternamente!


Evangelio seg√ļn San Lucas 21,5-11.
Como algunos, hablando del Templo, dec√≠an que estaba adornado con hermosas piedras y ofrendas votivas, Jes√ļs dijo:
"De todo lo que ustedes contemplan, un día no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido".
Ellos le preguntaron: "Maestro, ¬Ņcu√°ndo tendr√° lugar esto, y cu√°l ser√° la se√Īal de que va a suceder?".
Jes√ļs respondi√≥: "Tengan cuidado, no se dejen enga√Īar, porque muchos se presentar√°n en mi Nombre, diciendo: 'Soy yo', y tambi√©n: 'El tiempo est√° cerca'. No los sigan.
Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegar√° tan pronto el fin".
Después les dijo: "Se levantará nación contra nación y reino contra reino.
Habr√° grandes terremotos; peste y hambre en muchas partes; se ver√°n tambi√©n fen√≥menos aterradores y grandes se√Īales en el cielo."






 
©Evangelizo.org 2001-2017