"¬ŅSe√Īor, a qui√©n iremos?. T√ļ tienes palabras de vida eterna." Jn 6, 68



!SUSCRIBIRSE!

Registra su correo (sin cargo)


Confirme su correo

















 
jueves 12 Abril 2018
Jueves de la segunda semana de Pascua



Libro de los Hechos de los Apóstoles 5,27-33.
Los guardias hicieron comparecer a los Apóstoles ante el Sanedrín, y el Sumo Sacerdote les dijo:
"Nosotros les habíamos prohibido expresamente predicar en ese Nombre, y ustedes han llenado Jerusalén con su doctrina. ¡Así quieren hacer recaer sobre nosotros la sangre de ese hombre!".
Pedro, junto con los Apóstoles, respondió: "Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres.
El Dios de nuestros padres ha resucitado a Jes√ļs, al que ustedes hicieron morir suspendi√©ndolo del pat√≠bulo.
A él, Dios lo exaltó con su poder, haciéndolo Jefe y Salvador, a fin de conceder a Israel la conversión y el perdón de los pecados.
Nosotros somos testigos de estas cosas, nosotros y el Espíritu Santo que Dios ha enviado a los que le obedecen".
Al oír estas palabras, ellos se enfurecieron y querían matarlos.


Salmo 34(33),2.9.17-18.19-20.
Bendecir√© al Se√Īor en todo tiempo,
su alabanza estar√° siempre en mis labios.
¬°Gusten y vean qu√© bueno es el Se√Īor!
¬°Felices los que en El se refugian!

pero el Se√Īor rechaza a los que hacen el mal
para borrar su recuerdo de la tierra.
Cuando ellos claman, el Se√Īor los escucha
y los libra de todas sus angustias.

El Se√Īor est√° cerca del que sufre
y salva a los que est√°n abatidos.
El justo padece muchos males,
pero el Se√Īor lo libra de ellos.



Evangelio seg√ļn San Juan 3,31-36.
El que viene de lo alto est√° por encima de todos. El que es de la tierra pertenece a la tierra y habla de la tierra. El que vino del cielo
da testimonio de lo que ha visto y oído, pero nadie recibe su testimonio.
El que recibe su testimonio certifica que Dios es veraz.
El que Dios envió dice las palabras de Dios, porque Dios le da el Espíritu sin medida.
El Padre ama al Hijo y ha puesto todo en sus manos.
El que cree en el Hijo tiene Vida eterna. El que se niega a creer en el Hijo no verá la Vida, sino que la ira de Dios pesa sobre él.






 
©Evangelizo.org 2001-2018